Una mentira repetida no se convierte en verdad…

El tema de los correos masivos empieza a aburrirme, pero ahí va… Para hacerme entender es necesario dar una declaración previa: no tengo una afición especial para el presidente venezolano Hugo Chávez, ni para el presidente hondureño Zayala, pero sí, sí, para la verdad y el proceso justo.  

Otro amigo bien intencionado difundió lo que parece ser la traducción de un artículo de períodico, titulado INGLATERRA: Comenzó la caída de Hugo Chávez, By Michael Garret (Periodista de Inglaterra). Al fin del texto se lee el aparente lugar de redacción: Londres, 14 de julio 2009.

Bajo etiquete falsa…

¿Quién es Michael Garret y cómo se llama el periódico inglés que publicó el artículo original?  Sorpresa: en Inglaterra no existen ni el uno ni el otro.  Pero una simple búsqueda en Google termina en la página de EL HERALDO, un periódico de Tegucigalpa, evaluado como partidario de los actuales dueños del poder en Honduras. La publicación en cuestión tampoco apareció en las páginas de noticias, sino en una de opinión, donde no hay que citar fuentes para sostener sus palabras.

Garret, palabra inglesa para “buhardilla”, un lugar elevado que se presta para observar la calle.  En resumen: Michael GARRET = Miguel Guardilla = Miguel Angel Rodriguez, “El Observador”.

¿Acaso no hay argumentos verdaderos?

Pocos días después, otro circular amenazaba con  que el estado venezolano compraría a BANESCO  para socializar el banco y enviar dinero a Cuba…  Sin ningún tipo de pronóstico sobre los planes futuros del presidente Chávez, en el momento de esta “información”,  se trata sencillamente de un mentira, y muy mal intencionada.  

Me pregunto: ¿Acaso no hay argumentos verdaderos? ¿Por qué personas – de las cuales uno debería esperar suficiente madurez, responsabilidad y conocimiento de acuerdo a la función e influencia que ejercen-  se rebajan a usar la difamación en lugar de tomarse la molestia de formular sus objeciones a -cualquier sistema político que sea- de manera seria?

Recordamos: …en todo traten ustedes a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes.
 
 
 

 

Anuncios