El mundo definitivamente no es el que era cuando nací. Y si usted es mayor de 5 años, tampoco es lo que era cuando vio la luz del día por primera vez.   

¿Pruebas? El WEB 2.0. Para aquellos que han conservado su inocencia,  bajo web 2.0 se entiende algo como “la segunda versión de la web”, y se refiere a la interactividad e interconectividad del contenido en internet y sus manifestaciones. Amig@, si usted hoy en día no participa en blogs, wikis y podcasts o por lo menos se alimenta con RSS, usted está OUT, créamelo, OUT.  Pero como yo sé que usted se inscribió a Facebook, Sonico, hi5, tagged, Spaces… alguno de los tantos sitios de intercambio social … !siéntase IN otra vez!

Sea como sea la forma en la que usted hace parte de la gran web, piense sólo en esto para darse cuenta cuánto el mundo ha cambiado:

Hasta el año 2000, publicar sus pensamientos y hacerlos llegar a una comunidad internacional, poder expresar su opinión delante de toda clase de persona, tener voz pública… esto era reservado a muy, muy pocas personas. Ahora, esta oportunidad la tenemos todos: los buenos y los malos, los ignorantes y los sabios, los creyentes y los incrédulos.  Elecciones presidenciales y reputaciones políticas están a merced de la comunidad web. Hasta la novia infiel, a la que su celoso prometido pidió buscar, publicando la descripción de su automóvil y las placas en internet. La descubrió un léctor asiduo de su blog, a más de mil kilómetros de distancia, identificando el carro al observar su vecindario en visor satelital de Google.

!Qué el Señor nos ayude a utilizar las herramientas del nuevo mundo con responsabilidad y para bien, y que nos proteja de lo malo y de lo estúpido!

Anuncios